Carta del Presidente

Miquel Roca i Junyent

Las fundaciones tienen un papel decisivo en el progreso de la sociedad. Su apoyo a la investigación, la cultura, la formación y otras actividades de interés general, dando respuesta a problemas del entorno, es esencial para mantener el equilibrio social y para suplir aquellas necesidades a las que los recursos públicos no llegan.

Ante el marco socioeconómico en que nos encontramos, dominado por la crisis mundial, este papel es más importante que nunca. No sólo por la capacidad de las fundaciones de complementar los fondos de la Administración Pública, sino también por su poder como creadoras de opinión pública y como uno de los exponentes de la realidad del país.

Así lo ha entendido la fundación abertis que no sólo ha mantenido su actividad en 2008 sino que la ha impulsado internacionalmente, con la apertura de una nueva sede en Roma, potenciando su rigor y profesionalidad y acercándose más a la sociedad.

La fundación abertis se ha dotado en 2008 de un Consejo Científico compuesto por personas relevantes del mundo de la universidad y la investigación científica que actuará como evaluador de los proyectos de investigación. Personalidades como el naturalista Martí Boada y la demógrafa Anna Cabré, complementados por el economista Andreu Mas-Colell, el experto en seguridad viaria Luis Montoro, el político y jurista Gregorio Peces-Barba y el biólogo y experto de la Administración Pere Torres, avalan la línea investigadora que apoya la fundación.

En el ámbito de la Seguridad Viaria, la fundación abertis ha redefinido sus objetivos para, en colaboración con la administración pública, centrar sus acciones en el público joven, de entre 18 y 25 años, principales afectados en los accidentes de tráfico. De este modo, la fundación quiere dar respuesta, una vez más, a un problema social. Asimismo, la fundación ha consolidado su compromiso de divulgación con el ciclo de conferencias ‘Movilidad responsable. Valores en movimiento’ en Valencia y Madrid.

Por lo que respecta a las relaciones con la comunidad, la fundación ha seguido apoyando instituciones culturales y artísticas de referencia y colaborando con otras entidades que impulsan el desarrollo socioeconómico.

Con estos avances, la fundación abertis se dota de una base sólida para encarar un hito en su historia: la celebración de su décimo aniversario en 2009. Un año en que, sin duda, va a ser de gran relevancia el acercamiento de las relaciones entre la empresa y la sociedad, y por lo que la fundación abertis va a seguir apostando a través de sus acciones.

Firma de Miquel Roca i Junyent

Miquel Roca i Junyent