Logo fundación abertis

» Sala de comunicación: Noticias


03 de junio de 2009, Madrid

Una investigación propone crear una tasa turística para evitar el deterioro de los ecosistemas antárticos





-El estudio propone financiar medidas de seguimiento, control y formación en sensibilización ambiental con una tasa de 10 dólares (US$) por cada turista que visite la Antártida.

-Cada visitante emite cerca de 4,4 toneladas de CO2 en su viaje a la zona y los impactos ambientales alteran también el comportamiento de la fauna y la flora y provocan calentamiento global.

 

El crecimiento del turismo en la Antártida (casi 50.000 visitas al año, según la Internacional Association of Antarctica Tour Operators –IAATO–) constituye una amenaza para los ecosistemas del continente. Así lo pone de manifiesto el estudio “Valoración del impacto ambiental del turismo comercial sobre los ecosistemas antárticos” –promovido por el Ministerio de Ciencia e Innovación y la fundación abertis–, que propone implementar sistemas para el seguimiento y control de los impactos generados, así como para velar por el cumplimiento de las medidas acordadas en el Tratado Antártico.

 

En este sentido, la investigación (coordinada por Martí Boada y Javier Benayas, investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), respectivamente) defiende la necesidad de crear una tasa turística para financiar la puesta en marcha de medidas específicas. El estudio ha sido presentado hoy en una jornada organizada por la fundación abertis en CaixaForum Madrid, que ha sido presidida por la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera.

 

El informe analiza los principales impactos producidos por el turismo comercial en la Antártida, que provienen principalmente del coste ambiental de los desplazamientos en emisiones de CO2. El estudio indica que cada visitante genera, aproximadamente, 4,4 toneladas de dióxido de carbono, lo que equivale energéticamente al consumo eléctrico medio anual de un hogar europeo con tres inquilinos.

 

Asimismo, señala que el transporte marítimo es el causante del 56% de las emisiones, mientras que el transporte aéreo supone el 44% restante.

 

Otros impactos con menor incidencia, aunque de creciente relevancia, son las alteraciones del comportamiento de la fauna y la flora y los suelos de la zona, las especies invasoras y el calentamiento global. En la Isla Barrientos es donde se han notado los niveles de degradación más notables. A estos se suman otros riesgos potenciales, como los accidentes marítimos, como el que sufrió el crucero MS Explorer en 2007.

 

 

Medidas de seguimiento y control

 

Con el objetivo de que los impactos sobre el entorno se controlen y corrijan, los investigadores del estudio proponen tres medidas concretas: la formación de los guías, que son quienes más pueden contribuir a la sensibilización y constituyen la primera línea de defensa frente a la generación de impactos ambientales; la inspección, con observadores independientes a bordo de los cruceros para garantizar el cumplimiento de la normativa existente; y los barcos de vigilancia turística, para que inspeccionen las operaciones de los cruceros turísticos en los lugares más sensibles y visitados, además de controlar la pesca ilegal y prestar su apoyo en operaciones de rescate.

 

Con una tasa de 10 dólares (US$) por turista –explica el informe– se podrían financiar las dos primeras medidas, mientras que para implementar la tercera se necesitarían 100 dólares americanos.

 

Además los autores del estudio mantienen que “sería imprescindible que una institución internacional de prestigio asumiese las competencias para crear un marco legal reconocido por los Estados”.

 

 

El perfil del visitante

 

El informe describe al turista antártico como “procedente de sectores sociales con elevado poder adquisitivo y en general de edad avanzada. La mayoría de este colectivo no tiene una especial sensibilidad ni una gran motivación por disfrutar del patrimonio natural del continente”. Su principal motivación es “el disfrute de pisar el único continente en el que no habían estado previamente” y donde la presencia humana ha sido muy limitada históricamente.

 

El 74% de los turistas desembarca en la zona desde buques de tamaño pequeño y medio (embarcaciones de entre 50 y 500 pasajeros). La segunda modalidad turística más importante (14%) son los grandes cruceros (barcos de hasta 3.000 pasajeros) sin desembarco. Los vuelos sin aterrizaje constituyen el 9% de las visitas.

 

 

III Año Polar Internacional

 

La investigación “Valoración del impacto ambiental del turismo comercial sobre los ecosistemas antárticos” se ha llevado a cabo durante el III Año Polar Internacional, que se ha desarrollado entre marzo de 2007 y marzo de 2009.

 

La jornada “Los efectos del turismo en la Antártida” ha servido para presentar el estudio. En ella, además de Javier Benayas, ha participado el Dr. Peter Convey, profesor de la división de Ciencias Biológicas de Cambridge, con la ponencia “Impacto de las actividades humanas en la Antártida. Proyecto Alien”.

 

Los doctores Andrés Barbosa (CSIC), Mariano Lastra (UVIgo), Ramón Farreny (UAB) y Susana Pedraza (UCM) han intervenido en la mesa redonda “Líneas de investigación futuras sobre seguimiento del impacto humano en la Isla Decepción”, presidida por Manuel Catalán, secretario técnico del Comité Polar.

 

 

La Fundación Abertis

 

La fundación abertis es una organización dedicada, desde 1999, a fomentar y difundir la investigación sobre la repercusión de las grandes infraestructuras en el territorio especialmente en la economía, la demografía y el medio ambiente. La presentación de la investigación “Valoración del impacto ambiental del turismo comercial sobre los ecosistemas antárticos” constituye la principal aportación de la Fundación al Día Internacional del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio.

 

Como una de las respuestas de la Responsabilidad Social Corporativa de abertis, grupo líder en la gestión de infraestructuras para la movilidad y las telecomunicaciones, la Fundación organiza periódicamente otras jornadas para presentar las principales conclusiones de las investigaciones llevadas a cabo, así como investigar sobre temas de interés social, como la gestión del patrimonio histórico, la antropología viaria, los valores éticos y los retos de carácter social. También desarrolla un amplio Programa de Seguridad Viaria.






Comparte |

volver[ subir ]